COCINAR VERDURAS Y NO PERDER SUS NUTRIENTES

Transformamos los alimentos al cocinar para que sean más apetitosos, pero ojo con las temperaturas porque podemos perder sus propiedades.



TIEMPOS CORTOS


Apuesta por cocciones muy cortas con enfriamiento al final para conservar los nutrientes, su textura y su fantástico color.


El vapor es la forma más respetuosa de tratar los alimentos ya que no entran en contacto directo con el agua y no supera los 100 grados.


Para reducir la pérdida de nutrientes al hervir las verduras, añade un poco de zumo de limón o vinagre, ya que el pH del agua influye sobre la integridad de estas vitaminas.




AL VAPOR


3-7 MINUTOS: Acelga, brócoli, calabacín, espárragos, espinacas, guisantes, judías verdes y zanahorias.

10-12 MINUTOS: Apio, calabaza, col, coliflor, kale.

25-30 MINUTOS: Alcachofa, boniato, cebolla, patata remolacha.


AL HORNO


25-30 MINUTOS: Berenjenas, calabazas, col, coliflor, pimientos, tomates.

35-40 MINUTOS: Alcachofas, boniatos, patatas, zanahorias.


HERVIR EN AGUA


3-5 MINUTOS: Polenta, cuscus, copos

15-20 MINUTOS: Mijo, quinoa

35-40 MINUTOS: Arroz integral, lentejas, garbanzos y alubias.




Os recomendamos cortar las verduras justo antes de cocinarlas para evitar su oxidación prematura.


Y si vais a saltear las verduras, hacedlo rápido para evitar la destrucción de vitaminas del grupo B, mejorando así la absorción de carotenos y vitaminas A, D, E y K.


Un consejo, planificad vuestros menús semanalmente para comer siempre verdura fresca con todos sus nutrientes.


¡Espero que os hayan servido estos fáciles consejos!







32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo