VITAMINA K - ESENCIAL PARA LA CIRCULACIÓN

Es una de las vitaminas menos conocidas, pero es de vital importancia para el buen estado de los huesos y la regeneración de los tejidos.


La vitamina K desempeña un papel muy importante en la coagulación sanguínea, en procesos metabólicos como la regulación del colesterol y en la salud cardiovascular en general.


DOS TIPOS:

K1: Se encuentra en los vegetales de hoja verde y se absorbe un 15%, expulsándose a través del hígado.

K2: Está en productos cárnicos y alimentos fermentados, permanece más tiempo en sangre.


La cantidad recomendada de vitamina k, son 90 mcg para mujeres y 120 mcg para hombres. Para que os hagáis una idea; 30g de hojas de espinaca contienen unos 140 mcg de vitamina K , las habas de soja fermentadas ofrecen hasta 1.000mcg de vitamina K en 100g.




Al igual que las vitaminas A, C y E, la vitamina K, realiza una acción antioxidante que evita la proliferación de los radicales libres. Se ha probado un efecto protector frente a la leucemia, el cáncer de hígado, de próstata y de colon.


Estudios recientes han concluido que además de la vitamina D, la vitamina K, también juega un papel importante a la hora de fijar el calcio y tener unos huesos más fuertes.


ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA K:

Brócoli

Col Rizada

Col lombarda

Lechuga Romana

Remolacha

Perejil

Espinacas

Habas de Soja


Una opción muy saludable es hacer un batido de espinacas, mango, cacao y chips de coco.


¡fFeliz domingo!



14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo